¿DAVID, DÓNDE ESTÁ EL TORO?

MANOLETE

Con este temor se apagó la vida de un torero irrepetible, Manuel Rodríguez, Manolete. Al filo de las cinco de la mañana del 29 de agosto de 1947, el Monstruo de Córdoba susurró sus últimas palabras y se encaminó a la inmortalidad de su recuerdo, a costa de perder su existencia terrenal, un elevadísimo tributo que dejó helada la respiración taurina durante varios años.

Persona de una fuerte devoción maternal, en cuanto percibió la tremenda gravedad de aquella herida mortal, le confesó a su sobrino: “¡Qué disgusto más grande, se va a llevar mi madre cuando se entere!”.

Manolete representa un icono para numerosos toreros, un ídolo para miles de fervientes aficionados y un hombre que vivió y murió, consciente del significado que supone ser torero.

José Luis Cantos Torres

Anuncios
de joseluiscantostorres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s